Los Anturios son plantas de interior muy especiales ya que son capaces de llenar nuestros espacios con flores si necesidad de recibir la luz directa del sol. Sus hojas en forma de corazón son perfectas para enamorar, pero también hacen un regalo perfecto para un nuevo hogar. Es una planta muy fácil de mantener y con estos sencillos pasos harás que ésta siempre sea el centro de atención.

Ubicación: La mejor ubicación para tu anturio es es un espacio sombreado con luz indirecta. Mucha luz o sol directo puede hacer que sus hojas se quemen. No las ubiques en el lugar más oscuro de la casa porque así no florecerán. Evita ubicarlas cerca de lugares con fuertes corrientes de aire. La temperatura también es muy importante para la floración, lo ideal es mantenerla en lugares cuya temperatura no cambie drásticamente, es recomendable una temperatura de 21°C a 27°C.

Riego: En verano es recomendable regarlas frecuentemente, con poca cantidad de agua para evitar encharcamientos. Los Anturios gustan de ambientes húmedos (no confundir con mucho riego) así que es buena idea atomizar sus hojas con agua, pero evitar mojar sus flores. 

Mantenimiento: Para mantener tu Anturio feliz, además de la ubicación y el riego, debes también quitar las hojas secas que puedan aparecer en la parte de abajo. Cuando la flor se marchite debemos cortarla desde la base del tallo, para evitar que la planta gaste demasiada energía en ella. Al hacerlo incentivamos a la formación de nuevas hojas y evitamos la aparición de futuras enfermedades. Cuando los Anturios estén en floración es ideal abonarlos cada 15 días. En este link encuentras nuestro abono 100% orgánico ideal para Anturios.

Te recomendamos aplicar una a dos veces por mes un fertilizante que contenga Nitrógeno, Fósforo y Potasio, también "microelementos", todos importantes para un correcto y equilibrado crecimiento de la planta y para incentivar la florescencia. El fertilizante lo encuentras en nuestra tienda online haciendo click aquí. También debes estar atento a plagas para aplicar el fumigante adecuado. 

Revisa cada 6 meses a 1 año que las raíces no se estén saliendo por debajo de la matera ya que, de ser así, es hora de trasplantar tu plantita. Para esto debemos escoger una maceta más grande y colocar un sustrato especial. En este video te enseñamos cómo hacerlo.